El sistema excretor

Image

Antaño, nuestro amo tenía por costumbre evacuar sobre nosotros las espinas de las rosas que ingería. Fruto de un empacho generalizado, decidimos que era conveniente que el señor modificara su dieta, hasta que se resintiera, alimentándolo a base de pescado. Nos convertimos todos en gaviotas. Pero el contenido del chaparrón que nos ha caído, desde el principio de esta fábula sin moraleja, no ha variado su forma, ha sido siempre la misma MIERDA.

Para hacer frente a este diarreico sistema excretor, los mindundis de nosotros nos hemos tenido que valer de un mismo paraguas. Un paraguas que ya cuesta abrir y que tiene unas cuantas varillas rotas.

Algunos de los que se resguardan bajo él se afanan en que el aparato siga siendo eficaz, a base de ponerle remiendos y arreglar a martillazos las piezas rotas. Desgraciadamente, otros ilusos confían en que el chaparrón va a cesar en algún momento, o directamente se resignan a pensar que el paraguas no tiene arreglo, y asumen que se van a tener que pringar de mierda, tarde o temprano.

Esta es una breve explicación, sin reparar en récords de Eurocopas y primas de riesgo, de como funciona nuestro sistema excretor,  que con sus espesas heces ya tupe el desagüe.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo En liquidación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s