Archivo mensual: julio 2012

Amigo Alquitrán

Image

Sé que eres un asesino impío. Que tú, junto a tus compiches Nicotina, Amoniaco y demás individuos, ejercéis, enfundados en vuestro esbelto e impecable uniforme blanco, de sicarios implacables,cuyo encargo es liquidar ingenuos seres como yo.

Tú, Alquitrán, eres un elemento de cuidado. Eres peligroso, y tu carisma consigue engatusar sin remedio a tus víctimas. Y cuando estas toman consciencia de lo perniciosa que es tu compañía, ya están avocadas a un final irrevocable.

Pero esta misiva no es un ejercicio de desprestigio hacia ti. Es una carta de agradecimiento.

El tiempo que, hasta ahora, hemos compartido tú y yo me ha servido para limpiar muchas regiones de mí. Contigo he conocido el cielo, ese inmenso capote que nos cubre, y que ignoramos.

Es más grande y lustroso que yo, y no cabe duda de que lleva aquí un rato más, pese a lo cual apenas había reparado en su perfección. Sin embargo tú, Alquitrán, durante mis encuentros contigo, te has empeñado en ser mi ‘cicerone’ en el viaje a este suelo superior. De este vasto territorio, abierto a todos, pero explorado sólo por quienes muestran interés en ello. Y lo has hecho de fábula.

Gracias, Alquitrán.

Deja un comentario

Archivado bajo En liquidación

Grandes y pequeños relojes

Image

Vivimos inmersos en una sociedad que prepondera la agregación a grandes agrupaciones, el amparo dentro de grandes colectividades. Una sociedad que graba a fuego la idea de que lo conveniente es ser la tuerca de un gran reloj. Una sociedad exenta de individualismos y que desestima la alternativa de que uno sea el mecanismo completo de un reloj más modesto.

Los incautos que dan sólo a esta opción por válida, sin embargo, no reparan en un detalle: es la maquinaria, y no sólo una tuerca, la que provoca el movimiento del reloj.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo En liquidación

El sistema excretor

Image

Antaño, nuestro amo tenía por costumbre evacuar sobre nosotros las espinas de las rosas que ingería. Fruto de un empacho generalizado, decidimos que era conveniente que el señor modificara su dieta, hasta que se resintiera, alimentándolo a base de pescado. Nos convertimos todos en gaviotas. Pero el contenido del chaparrón que nos ha caído, desde el principio de esta fábula sin moraleja, no ha variado su forma, ha sido siempre la misma MIERDA.

Para hacer frente a este diarreico sistema excretor, los mindundis de nosotros nos hemos tenido que valer de un mismo paraguas. Un paraguas que ya cuesta abrir y que tiene unas cuantas varillas rotas.

Algunos de los que se resguardan bajo él se afanan en que el aparato siga siendo eficaz, a base de ponerle remiendos y arreglar a martillazos las piezas rotas. Desgraciadamente, otros ilusos confían en que el chaparrón va a cesar en algún momento, o directamente se resignan a pensar que el paraguas no tiene arreglo, y asumen que se van a tener que pringar de mierda, tarde o temprano.

Esta es una breve explicación, sin reparar en récords de Eurocopas y primas de riesgo, de como funciona nuestro sistema excretor,  que con sus espesas heces ya tupe el desagüe.

Deja un comentario

Archivado bajo En liquidación