Segundo asalto

Image

Ya no quedan más balas en este cartucho. El hedor a pólvora es el único vestigio de ese último dardo metálico que acaba de abandonar su refugio.

Mis disparos han sido certeros, pero la metralla ha dejado su rúbrica mi cuerpo. Las cicatrices dejarán una marca imborrable, serán una permanente alusión a esta contienda.

Los profundos surcos que decorarán mi piel, lejos de hacerme desertar en cuanto sea posible, me alentarán a combatir con más vigor.

El honor sólo está reservado a los que queman todas sus balas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo En liquidación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s